Vaticano: comenzó el juicio contra el cardenal acusado de malversación

El Vaticano inició este martes el juicio por malversación y abuso de funciones contra el cardenal italiano Ángelo Becciu.

Becciu fue echado por el Papa Francisco en 2020, acusado junto a otras nueve personas en la causa que investiga supuestos fraudes con la compra de un edificio en Londres por casi 200 millones de euros entre otras irregularidades que provocaron pérdidas millonarias a los fondos de caridad pontificios.

Tras la audiencia de siete horas en la que estuvo presente, Becciu afirmó en un comunicado que espera “con serenidad” la continuación de las audiencias para demostrar su “inocencia frente a cada acusación” una vez que el juicio se retome desde el 5 de octubre, como dispuso el Tribunal vaticano.

Becciu y los otros nueve acusados enfrentan diversos cargos de delitos financieros como “malversación, blanqueo de capitales, fraude, extorsión y abuso de funciones”, tras más de dos años de investigación a funcionarios laicos y religiosos por supuesta malversación de fondos en la compra y venta de propiedades.

En ese marco, Becciu se reconoció “obediente al Papa que me envió a juicio” en un diálogo con la prensa durante la audiencia.

“Siempre he sido obediente al Papa, él me ha confiado muchas misiones en mi vida, quería que viniera a juicio y yo vengo al juicio. Estoy tranquilo, tengo la conciencia tranquila, tengo la confianza de que los jueces podrán ver bien los hechos y mi gran esperanza es la certeza de que reconozcan mi inocencia”, aseveró.

El proceso, que se desarrolla en una sala especialmente preparada dentro de los Museos Vaticanos, es el primero de la historia en el que un purpurado será juzgado por un delito penal ante un Tribunal de jueces laicos en la Santa Sede.