Tumores Cerebrales: claves para entender este tipo de cáncer complejo

Se sabe que son intrincados, heterogéneos y agresivos y aunque se ha avanzado en el conocimiento de su biología, todavía se ignora por qué tratamientos innovadores, como la inmunoterapia, no son efectivos en estos casos.

El pasado martes 8 de junio se celebró el Día Internacional de los Tumores Cerebrales, una efeméride instituida en el año 2000 por la Asociación de Tumores Cerebrales de Alemania con el objetivo de informar y concienciar a la población sobre los tumores cerebrales y la realidad y necesidades de los afectados y sus familiares. 

Lo primero que uno piensa ante el título de “tumor cerebral”, lo importante es explicar qué es un tumor, que es una masa de tejido de una parte del organismo cuyas células han sufrido un crecimiento anormal y no tienen en realidad una función específica o fisiológica. Muchas veces estos tumores o células tienen la tendencia a invadir otras partes del cuerpo. Esta particularidad sirve para diferenciar para diferenciar lo que conocemos como tumores benignos que están por lo general rodeados por una cápsula y que no se extienden a otras partes del cuerpo, para separarlos de los tumores malignos, que son aquellos que proliferan, invaden e infiltran los tejidos y los órganos sanos del organismo, y tienen la capacidad de enfermedad gravemente a estos pacientes. 

Ahora bien, cuando nos referimos a los cerebrales son aquellas masas o crecimiento de células anormales en el cerebro. Hay muchísimos tipos distintos de tumores cerebrales. Se pueden dividir entre los no cancerosos o benignos y los cancerosos o malignos. Todos ellos se originan de células normales, algunos de las neuronas, otros de las células que sostienen y que cuidan a las neuronas, también hay tumores que se originan de las envolturas del cerebro, es decir las diferentes capas meníngeas que también envuelven y cuidan al cerebro. 

Leer También  “Los cuadros de Gripe A son leves con la vacuna”

Además, hay tumores que dependen de la glándula hipófisis, los pituitarios, algunos dependen de la glándula pineal, los , que dependen de las estructuras del nervio óptico, o que dependen de las células de la médula espinal, hay aquellos embrionarios, que son resabios de tejidos primitivos que han quedado de nuestro nacimiento y que un día se despiertan y toman una conducta maligna. 

Los tumores según el tipo tienen diferente velocidad de crecimiento, propagación, que les da características distintas, síntomas diferentes, y que además dependen muchísimo del lugar, de su ubicación, tamaño y tasa de crecimiento, que son los elementos más importantes en cuanto a los síntomas que va a sufrir ese paciente o lo que lo va a llevar a la consulta médica. 

Los síntomas 

En estos casos, los pacientes se pueden quejar de dolores de cabeza, dolores de cabezas distintos, náuseas o vómitos, de problemas de la visión, borrosa, de trastornos de la sensibilidad, o de la movilidad de un brazo, de una pierna, trastornos del habla, problemas de equilibrio, algunos pacientes pueden presentar confusión, otros cambios de la personalidad, muchos pacientes despuntan con una crisis convulsiva, como si fuera una primera crisis epiléptica y otros tienen problemas auditivos. Siempre que uno tiene síntomas o signos que son persistentes, que a uno le preocupan, que son llamativos, que son nuevos, hay que consultar al médico.