Situación crítica en Tucumán

Algunos hospitales decretaron que ya no tienen camas para atender los casos más graves. Una mujer murió en un traslado de ambulancia.

                                                             Sin cama en diferentes hospitales de Tucumán

 

Código negro. Dos palabras que aterrorizan al personal sanitario.

Estas palabras se dicen cuando ya no hay donde poner pacientes, cuando el sistema está saturado. Cuando los recursos ya no son suficientes para atender la llegada de nadie. En medio de una pandemia es el momento de mayor tensión. Y es lo que está pasando en Tucumán desde el lunes a la noche. Al menos tres de los hospitales más importantes ya no tienen lugar para pacientes críticos. Y esa fue la comunicación que se emanó desde el Siprosa: “ya no hay camas disponibles en Terapia Intensiva”.

La primera situación se vio en el Hospital del Este, uno de los centros de referencia en Covid en Tucumán. Se solicitaba cama para una mujer en estado delicado y la respuesta fue “ya no tenemos dónde ponerla”.

Pero no sólo se dió esta situación en ese hospital emplazado en Banda del Río Salí. “En la torre de pacientes críticos de covid estamos completos, al 100% de las 36 camas que tenemos disponibles, y de ellas el 80% están utilizando respiradores. La media de edad es de 42 años. Tenemos un chico de 28 años en estado delicado. La gente parece que no advierte lo que está pasando”, afirmó la médica Gabriela Agüero, del Centro de Salud, preocupada por lo que viven a diario.

Leer También  BECAS PROGRESAR - PAGOS E INSCRIPCIÓN

 

“A diferencia del año pasado, estamos viendo muchos más pacientes jóvenes. Evidentemente tenemos variantes más agresivas, con una mortalidad alta. Ahora llega gente joven, sin antecedentes graves, y alternan con personas con comorbilidades como obesidad, hipertensión y diabetes. Es muy impactante lo que estamos viendo”, afirmó Agüero.

La situación se repite en el sur, en Concepción, referencia en la zona para los tratamientos más graves tampoco tienen cama. “El lunes pudimos hacer entrar tres pacientes, pero no por haber dado de alta a otro, sino porque hubo tres que fallecieron. Es la única manera que se desocupen las camas” afirmó la infectóloga Adriana Bueno. “No damos abasto para la gente que llega. A todos se los atiende y nos pasamos el día pidiendo camas en los otros hospitales, pero no hay lugar. El sistema está colapsado y no es cuestión de poner más camas. Uno puede poner camas todos los días, pero no hay quién las atienda y tampoco tenemos respiradores para todos”, afirmó la especialista.