Moda vegana y moda sostenibe, ¿en qué se diferencian?

Durante la cuarentena, mucha más gente se dio cuenta del impacto que causan las empresas y las personas que no respetan el medioambiente, una de las cosas que más llaman la atención ahora es la moda vegana.

Moda Vegana
Moda Vegana

Pero a saber, no es lo mismo moda vegana que moda sostenible, es por eso que aquí nos vamos a referir a ello. 

La moda sostenible es aquella que se basa en un desarrollo social y económico sin explotar los recursos naturales del planeta y las personas.

Hace unas décadas, esta moda como tal era escasa y se englobaba dentro del Comercio Justo.

Hará unos años, empezó a llamarse “Moda Ética” y en la actualidad para los más cool se le ha empezado a llamar Slow Fashion”.

Sandra, fundadora de la marca “Insecta” explicó que su firma vende prendas veganas y sobre ellas dijo: “Es un tipo de moda sostenible que promueve materiales libres de maltrato animal”.

Pero también agregó algo muy importante: “La moda vegana sí usa sintéticos” es por eso que depende de cada marca la innovación de materiales de origen vegetal. 

“Creemos que también cuando uno usa mucho cuero sintético también está contaminando porque ese plástico luego llega al mar y mata animales”, dijo la empresaria.

Cabe destacar que toda esta moda slow tiene en común una característica: utiliza tejidos sostenibles o sustentables.

Es decir, sus tejidos han de minimizar al mínimo el consumo de agua y de energía. Emplean la menor cantidad de productos químicos y generan el menor impacto de residuos. Y por último, y no por ello menos importante, son materiales reciclados y/o reciclables.

Un ejemplo de tejido que cumple con estos requisitos a la perfección, es el algodón orgánico con certificación GOTS. Un material que infinidad de marcas ya usan en sus colecciones.

El cuero de setas es una alternativa positiva porque a comparación del cuero animal no usa tanta agua y no necesitan de toneladas de productos químicos para su fabricación.

Ahora bien, ya que la materia prima es lo más sostenible posible, sigue el momento de la creación, por eso es mejor diseñar, confeccionar, ensamblar con el menor impacto al medio ambiente. Incluso el embalaje y la logística debe ser lo más respetuosa posible con el planeta.