Fútbol: ¿Negocio o sentido de pertenencia?

En las últimas horas se conoció que el portugués Cristiano Ronaldo es el deportista mejor pagado al momento de realizar una publicación en Instagram. Cada posteo del luso se cotiza en u$s1,6 millones.

Esta cifra es mayor a lo que gana en su actual club: Juventus. Cristiano Ronaldo es la persona con más seguidores del mundo en Instagram (actualmente se encuentra en 308 millones) y ahora, también lidera la tabla en cuanto al dinero que percibe a través de la plataforma.

¿Qué cambió en la actualidad?

Un pequeño Diego Armando Maradona dijo “que su sueño era ganar un Mundial” mientras despuntaba el amor a la pelota en los baldíos de Villa Fiorito. El jugador más grande de todos los tiempos demostró su calidad en cuánto terreno le tocó pisar. Su habilidad le permitió poder comenzar a costear sus primeros “lujos”. Su infancia estuvo marcada por días en los que apenas había para comer. Así, tenemos miles de casos más en nuestro país de cuando se jugaba por “amor a la camiseta” y los dólares solo eran una imagen televisiva para la mayoría.

En Tucumán, muchos apellidos pueden ponerse en contexto de este ambiente de humildad. Jacinto Roldán, gloria de San Martín, contó que le tocó disputar un clásico y tras esto, debió tomarse un colectivo para volver a su casa. Una imagen poco habitual en la actualidad, dónde toca ver a jugadores con autos 0 KM y viajes a los mejores lugares del mundo.

Alguna vez, Iván Gennaro Gattuso contó que tuvo una pelea con compañeros tras una derrota: “en lugar de ver caras tristes por unos flojos 90′, solamente había players con Iphone en mano mostrando una falsa felicidad para el sinfin de seguidores en sus redes”.

Leer También  Los bebés ya tienen su spa
El “Pulga” prefirió lo ecónomico sobre el sentido de pertenencia.
¿El fútbol se volvió un negocio?

Hace días se conoció el caso de Gonzalo Rodríguez, último estandarte del sentido de pertenencia en un club. “Turbo” dejó el “Santo” tras diez años y su dolor fue enorme. En contra partida, los hinchas de Atlético Tucumán, sufrieron el desplante de su último amor: El “Pulga” Rodríguez, quien prefirió “los verdes” de Gimnasia antes que volver a los pasillos del dueño de su corazón. Con esto, parece que el fútbol pierde cada vez más en su “fidelidad” y todo parece traducirse en un valor para determinar su futuro.

Gonzalo Rodríguez es el último ejemplo de “amor” a un club.

Cristiano Ronaldo es el mejor jugador del mundo, tal vez sea el segundo, eso ya va a gusto de quién decida considerarlo así. La disputa con Lionel Messi será eterna en cuánto a quién debe llevar el cetro del rey. Pero, el luso, encabeza un ranking que pocos podíamos imaginar hace poco. El de la imagen. Hoy en día, poco importa el rendir en la cancha, solo importa llevar un buen peinado y los mejores botines, así las marcas llegan solas. ¿Fútbol o negocio? La segunda parece imponerse cada vez más, y el deporte comienza a ocupar un rol secundario cada vez más notorio. Solo queda por decir: Que el último apague la luz…