Existen personas con inmunidad al coronavirus

Varios estudios analizaron esta teoría que cada día cobra más fuerza. El más reciente se realizó en EEUU e India, y señaló que se trataría de personas cuyas células T fueron expuestas previamente a virus similares por lo que se vuelven reactivas al SARS-CoV-2.

Una nueva investigación realizada por el instituto MedGenome analizó por qué algunas personas que no contrajeron COVID-19 y aún no han sido vacunadas se manifiestan inmunes a la enfermedad o, al menos, consiguen evitar síntomas severos. El objeto del estudio fueron las células T presentes en el organismo y que, en algunos casos, serían capaces de engañar al nuevo coronavirus y evitar así la infección.

Se trata del último estudio realizado en este sentido y llevaron delante científicos del Instituto MedGenome en EEUU y la India. “Nuestros hallazgos surgieren que es probable que muchas  personas presenten células T reactivas al SARS -CoV-2 debido a una exposición previa a los virus de la gripe  y del CMV” (citomegalovirus).Un análisis previo, realizado el año pasado, ya había mencionado la posibilidad de que un porcentaje de la población presente células inmunes, capaces de reconocer, al menos en parte, al coronavirus que causa el COVID-19 y que abre caminos para crear avances en la búsqueda de la inmunidad que permita superar la pandemia iniciada en 2019.

Alessandro Sette,  coautor del primero de los estudios, del Centro de Investigación de Vacunas y Enfermedades Infecciosas en el Instituto de Inmunología de La Jolla, EEUU explicó: “Lo que descubrimos es que de las personas que nunca habían estado expuestas al SARS  CoV2, aproximadamente la mitad tenía alguna reactividad de células T. Eso significaría que un porcentaje de la población estudiada parece tener células inmunes que son capaces de reconocer partes del nuevo coronavirus, y que posiblemente les podría haber dado una ventaja en la lucha contra la infección.

La viróloga María Fernanda Gutiérrez, de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, dijo que este tipo de inmunidad se produce cuando el cuerpo desarrolla protección a un patógeno gracias al contacto previo con otro que no es igual pero que tiene características muy similares. Al tener contacto con un antígeno, que la molécula en un patógeno que desencadena la respuesta inmunitaria, o con un virus, “se produce inmunidad contra ese patógeno que entra al cuerpo”, explicó Gutiérrez. “Pero cuando llega otro virus o antígeno, que es muy parecido al original pero no igual, entonces al cuerpo le alcanza para tener una capacidad de respuesta”, precisó.