Drácula, el musical: El éxito y una despedida que deberá esperar

Las tablas del Teatro Mercedes Sosa recibieron a una obra de éxito asegurado: Drácula, el musical – La despedida. La recreación de Cibrián y Mahler cautivó al público tucumano, logrando que la despedida deba hacerse esperar.

Juan Rodó y Cecilia Milone
Juan Rodó y Cecilia Milone

Drácula, la mítica obra de fantasía gótica escrita por Bram Stoker en 1897, inspiró e inspira -aún 125 años después- múltiples expresiones artísticas: desde el cine y la literatura hasta el teatro. Y en esta ocasión, el Jardín de la República fue testigo de una de las mejores adaptaciones de la historia del Conde. El Teatro Mercedes Sosa (San Martín 479) recibió en su escenario a Drácula, el musical – La despedida la noche del domingo 8 de mayo, con motivo de los 30 años del estreno original.

Dirigido por la inigualable dupla Cibrián/Mahler, esta puesta en escena  superó a la versión original, estrenada en 1991 en el estadio Luna Park. La oscuridad se apoderó del escenario con Juan Rodó en la piel del vampiro y Cecilia Milone como Mina Harker. Localidades agotadas, un teatro repleto y los aplausos que inundaron las penumbras fueron motivo suficiente para que la despedida se haga esperar: Drácula, el musical volverá a Tucumán antes de que termine el 2022. 

Leer También  Cantares de España ofrecerá un imperdible evento

Las imágenes de lo que dejó la obra son motivo suficiente para desear estar allí cuando el clásico argentino vuelva a nuestra provincia. Con un fascinante diseño de producción, vestuarios tan atractivos como espeluznantes y las excepcionales voces del elenco, los directores lograron su cometido. El éxito fue un hecho y la obra, nuevamente, hizo historia.